¿Quién defiende a los defensores?(1): Retos pendientes

por Andrea S. Bernal Chávez, Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP) – Núcleo de DDHH REPAM

“Perú es uno de los países más peligrosos para las personas que defienden el medio ambiente y los derechos de los pueblos indígenas.” (Michael Forst: 2020)

Según una investigación realizada por Ojo Público en Perú durante el 2020, fueron asesinados 6 líderes indígenas por realizar la defensa de su territorio. De estos líderes, Arbildo Meléndez había sido reconocido por el Estado como “defensor ambiental” y contaba con garantías para lograr “su seguridad”. ¿Pero, en el Perú ser reconocido como defensor resulta suficiente? Tal como señaló el ex Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los Defensores y Defensoras de Derechos Humanos, Michael Forst, en su Declaración de Fin de Misión en el Perú, es necesario que el Estado asegure tanto recursos humanos como financieros para garantizar la implementación efectiva de los mecanismos de protección para las personas defensoras. A su vez, de generar una efectiva articulación entre sectores para fortalecer y lograr mecanismos solidos de protección a personas defensoras.

Dichos retos fueron planteados a inicios del 2020 pero parecen seguir vigentes, pues a la fecha en el Perú el tema de recursos y articulación entre sectores sigue siendo un gran pendiente. En esa línea, si bien en el plano normativo se encuentra vigente el “Mecanismo intersectorial para la protección de las personas defensoras de derechos humanos”, el cual plantea la articulación entre los diferentes sectores2 del Estado para garantizar la implementación de medidas de protección para las personas defensoras, resulta insuficiente pues se queda en una estrategia declarativa para la efectiva protección de las personas defensoras.

Debemos señalar que, si bien este documento puede resultar interesante para fomentar la articulación entre sectores, aún se encuentra en una fase inicial para garantizar mecanismos efectivos de protección a las personas defensoras, pues están pensados en una mirada urbana donde la conexión a internet resulta indispensable, y con cercanía a entidades estatales. Ello, sumado a la falta de articulación concreta entre los sectores y la carencia de presupuesto, genera que el mecanismo de protección sea solo un documento inicial sin ejercicio práctico para detener las amenazas y asesinatos a las que se ven expuestas las personas defensoras.

En conclusión, si bien han existido avances declarativos en la regulación de los mecanismos de protección para personas defensoras, estos resultan insuficientes. En ese sentido, no basta con que se determine que son necesarias las medidas o se promulguen normas, sino que lo que resulta clave es la implementación.
Ello, como se ha podido ver en el caso de Arbildo Meléndez, sigue siendo un tema pendiente del Estado.

(1) Una persona defensora de derechos humanos es aquella que, individual o colectivamente, actúa o desea actuar para promover, proteger o procurar la protección y realización de los derechos humanos y las libertades fundamentales en los planos local, regional o internacional (ONU, 2018).
(2) Artículo 2 del DS. N° 004-2021-JUS: “Los principios, medidas y procedimientos que comprende el Mecanismo intersectorial para la protección de las personas defensoras de derechos humanos vinculan a los siguientes sectores:
a) Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
b) Ministerio del Interior
c) Ministerio del Ambiente
d) Ministerio de Cultura
e) Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables
f) Ministerio de Relaciones Exteriores
g) Ministerio de Energía y Minas
h) Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego
Para la implementación de las medidas, los ministerios cuentan con el apoyo y la colaboración de sus organismos adscritos en cuanto lo determinen pertinente, de acuerdo con sus competencias.”

Compartir Artículo

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp