El Papa Francisco a la COP28: “La hora es apremiante”

Por CeciliaTovar, filósofa y miembro del Instituto Bartolomé de Las Casas

El Papa Francisco escribió su encíclica Laudato Si en vísperas de la COP21 de París para animar a la toma de decisiones ante el cambio climático. Este año en octubre escribió la exhortación apostólica Laudate Deum para sonar la voz de alarma ante la COP28 en Dubai, que se está celebrando hasta el 12 de diciembre, porque se ha avanzado muy poco para enfrentar este problema clave para la humanidad, que amenaza el futuro de los jóvenes y niños.

No sólo eso, sino que manifestó su voluntad de hacerse presente en Dubai y sólo el consejo médico ante una inflamación pulmonar lo detuvo. Pero eso no evitó que se hiciera presente con un discurso leído por el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Parolin. Y eso es lo que dice el Papa: “Me hago presente porque la hora es apremiante. Me hago presente porque, ahora más que nunca, el futuro de todos depende del hoy que escojamos…Les pido de corazón: ¡escojamos la vida, elijamos el futuro!… ¡Escuchemos el gemido de la tierra, oigamos el clamor de los pobres!”.

Francisco reitera que el origen del cambio climático es la actividad humana, la ambición de producir y poseer que lleva a una explotación desenfrenada. Ante este problema vital los países defienden sus intereses y los de sus empresas, mientras loa países pobres, responsables sólo del 10% de las emisiones contaminantes, son los que sufren más. El Papa señala que “pocas naciones son responsables de una preocupante deuda ecológica respecto a otras”, y por tanto “Sería justo encontrar modos adecuados para condonar la deuda económica que grava sobre varios pueblos”.

El camino para salir de esto es el multilateralismo, que debe ser reforzado. “Es notorio que varios acuerdos y compromisos asumidos han tenido un bajo nivel de implementación porque no se establecieron adecuados mecanismos de control, de revisión periódica y de sanción de los incumplimientos» (LS167), ya que “Los cambios climáticos muestran la necesidad de un cambio político”. Pide “Que esta COP sea un punto de inflexión, que manifieste una voluntad política clara y tangible, que conduzca a una aceleración decisiva hacia la transición ecológica, por medio de formas que posean tres características: «que sean eficientes, que sean obligatorias y que se puedan monitorear fácilmente (LD 47) Y que se realicen en cuatro campos: la eficiencia energética, las fuentes renovables, la eliminación de los combustibles fósiles y la educación a estilos de vida menos dependientes de estos últimos”… “Porque para eso está el poder, para servir”, dice, insistiendo en que “El remedio es la buena política” capaz de dar “respuestas concretas y unificadas”.

El Papa llama auna conversión ecológica porque no hay cambios duraderos sin cambios culturales», y asegura el compromiso de la Iglesia católica en la sensibilización, participación y promoción de estilos de vida.

Compartir Artículo

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp