XXVIII Domingo del Tiempo Ordinario. Reflexión de Luis Fernando Crespo