[ARTÍCULO] Nosotras somos el cambio

por Glafira Jiménez París, equipo de teología del Instituto Bartolomé de Las Casas

El 8 de marzo conmemoramos el protagonismo de las mujeres en la búsqueda de la igualdad y la lucha por sus derechos. El largo y tortuoso proceso en el que el movimiento de las mujeres toma conciencia y define como injusta y objeto de transformación, una situación legitimada culturalmente que las relega a un segundo plano, en todas las dimensiones, es una de las contribuciones más importantes de los movimientos de cambio. Un reto a la fe: “Las reivindicaciones de los legítimos derechos de las mujeres plantean a la Iglesia profundas preguntas que la desafían y que no se pueden eludir superficialmente” (Evangelii Gaudium, 104). Preguntas y desafíos, también, en el interior de la Iglesia.

Urge re-pensarnos desde el Evangelio
En el documento conclusivo de la I Asamblea Eclesial, el diagnóstico es claro, “el clericalismo, y un cierto elitismo cultural”, rostros del patriarcado al interior de la Iglesia, “representa un obstáculo relevante para una vivencia de modos relacionales evangélicos, acordes con el querer de Dios” (n. 140.142)
En comunión con los grupos de discernimiento de la I Asamblea Eclesial América Latina-Caribe, que reconocieron Impulsar la participación activa de las mujeres en los ministerios, las instancias de gobierno, de discernimiento y decisión eclesial, como uno de los 12 desafíos pastorales, el Consejo de Mujeres Católicas-CWC: Tantas voces, una visión (https://www.catholicwomenscouncil.org/es/), una coalición de grupos y redes de mujeres católicas, de diferentes países, están reflexionando y poniendo en común caminos posibles para una Iglesia verdaderamente sinodal con justicia y equidad.

Recogemos la invitación del profeta Joel, en este inaugurado tiempo de cuaresma: es “Ahora, conviértanse” (2, 12). Las experiencias colectivas de muchas mujeres que participan masiva y significativamente en sus comunidades eclesiales, revelan, claman a una sola voz, desigualdades y violencias, y reclaman dignidad y justicia. Mujeres con conciencia eclesial en la esperanza de gestar y alumbrar otra Iglesia posible, motor para la transformación de mentalidades, relaciones, prácticas y estructuras en la Iglesia, y en la sociedad (website habla hispana https://sinododelasmujeres.wordpress.com/)

Mujeres caminando en sinodalidad. Seguimos en camino. Nosotras somos el cambio. Ya se están dando pasos para acortar la distancia entre la Buena Noticia del Reino anunciada por Jesús y la realidad concreta y cotidiana de exclusión y marginación que sufren millones de mujeres en el mundo. Caminemos juntxs.

Compartir Artículo

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp