[EDITORIAL] Amor político para construir un país mas justo

Al cierre de la revista, el presidente de la República, Pedro Castillo había reformulado su gabinete ministerial en medio de diversos cuestionamientos por corrupción. A diferencia del gabinete anterior, los nuevos ministros, en su mayoría, han mostrado abiertamente una postura conservadora en diversos temas, lo que podría ocasionar un retroceso sobre todo lo avanzado en materia de derechos humanos. Esta decisión ha caído muy mal en un gran sector del país.

Esto nos hace pensar que probablemente exista una gran reacción por parte de la ciudadanía, pero también de sectores interesados en alargar esta crisis y aprovecharla para sus beneficios. Sin duda, la desconfianza que los ciudadanos tienen hacia la clase política se agudiza por las constantes situaciones de inestabilidad como ésta, que no ayudan a atender lo urgente en nuestro país.

Esta situación que vivimos se suma a la interminable crisis política que pone constantemente al país en una gran incertidumbre. Esa incertidumbre radica en no saber cómo y cuándo actuarán las autoridades para hacer frente de manera firme a los problemas que vivimos, pues están tomadas permanentemente por este tipo de controversias. Una vez más consideramos necesario mantener una postura vigilante, movilizarnos de diversas maneras para seguir exigiendo que se atiendan las problemáticas que afectan, sobre todo, a los más pobres del país.

El país necesita ciudadanos atentos

Una situación como la que vivimos nos exige tener un protagonismo mayor como ciudadanos. Hace poco vimos con indignación cómo el mar de la costa central del país fue contaminado con petróleo por la empresa REPSOL. Son 24 playas las afectadas hasta el momento y la reacción de la empresa desde el inicio fue bastante displicente, pues no actuaron a tiempo e intentaron remediar este “ecocidio” con técnicas que no daban gran resultado. La respuesta del Estado también fue tardía y poco efectiva.

Este desastre que fue cubierto ampliamente por los medios de comunicación logró que ciudadanos y ciudadanas de todo el país se movilizaran de diversas maneras para ayudar, ante la gran impotencia de ver lo poco que se estaba haciendo. Constatar la afectación de los animales que viven en este ecosistema, a las familias que se quedaron sin sustento económico y los pescadores desesperados por limpiar el mar que es su fuente de trabajo, ha conmovido a todo el país. Esta noticia que ha causado gran preocupación nos deja la gran lección de seguir atentos y exigir la inmediata atención de todos estos casos a nivel nacional. Según Oxfam, entre 2000 y 2019, la cantidad de derrames ocurridos en la Amazonía Norte peruana asciende a 474 y en el departamento de Loreto se registraron 45 derrames entre marzo de 2020 y julio de 2021. Las comunidades indígenas de esas zonas cuestionan que el Estado solo despliegue sus mayores esfuerzos para controlar y remediar un derrame cuando éste ocurre en Lima y no cuando pasa en sus territorios.

Así como en estos casos, en todo nuestro país vivimos constantes problemas y situaciones que amenazan la vida de todos y todas. Por lo tanto, necesitamos ciudadanos vigilantes y autoridades con mayor vocación política y amor al prójimo. Un desencadenante de la crisis política durante todos estos años ha sido la corrupción, necesitamos criterio ético al momento de nombrar a nuestros funcionarios, así como la exigencia de un comportamiento coherente con los desafíos que el país enfrenta.

En diversas oportunidades el papa Francisco se ha manifestado contra la corrupción y ha pedido un mayor compromiso a la sociedad para combatirla. En el Día Internacional contra la Corrupción expresó lo siguiente: “La corrupción degrada la dignidad de la persona y destruye los ideales buenos y hermosos. La sociedad está llamada a comprometerse concretamente para combatir el cáncer de la corrupción que, con la ilusión de ganancias rápidas y fáciles, en realidad empobrece a todos”. Hoy nuestra tarea es tomar acción, seguir vigilantes y manifestarnos cuando veamos nuestros derechos en juego.

Compartir Artículo

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp