[ARTÍCULO] Miguel Ángel Cadenas, un obispo que nace desde el paraná

3 junio, 2021

[ARTÍCULO]

Miguel Ángel Cadenas, un obispo que nace desde el paraná

por Marycielo Palomino, comunicadora social

Cuando pienso en Loreto me es inimaginable no asociarlo al P. Miguel Ángel Cadenas. Desde que lo conocí en el 2016 empecé a seguir su trabajo de acompañamiento a pueblos indígenas de la Amazonía como los kukama. Por ello, no sorprende, pero sí recibimos con mucha alegría su necesario nombramiento como Obispo del Vicariato Apostólico de Iquitos el 15 de mayo, desde un comunicado enviado por la Santa Sede.

El ahora Monseñor Miguel Ángel Cadenas tiene 55 años de vida, de los cuales ha dedicado los últimos 27 al trabajo en la Amazonía peruana. Nacido en España, y con apenas un año de trabajo en Europa, arribó al Perú en el año 1994.

Después de un breve periodo en Iquitos, su trabajo pastoral en la parroquia de Santa Rita de Castilla en las orillas del río Marañón (1996-2001 y 2013 – 2014) y en San Felipe y Santiago en Nauta (2003 – hasta inicios del 2009) ha sido marcado por el acompañamiento a pueblos indígenas y su lucha por una vida digna. Este acompañamiento se acentuó en los procesos de respuesta frente a los derrames de petróleo y a la consulta previa sobre la instalación de la Hidrovía Amazónica.

¿Por qué acompañar a los pueblos indígenas?

Hace unos años, en una entrevista para el IBC, Mons. Miguel Angel Cadenas resaltó la necesidad de acompañarlos empezando primero por conocer a profundidad las dinámicas de estos pueblos. Esta es una bandera que, en conjunto con el P. Manolo Berjón, llevan impulsando desde su llegada. Y es que este acercamiento a conocerlos no ha quedado solo en una mera práctica descriptiva, sino que ellos entendieron que, como Iglesia, se necesitaba afianzar la vida de las personas. Por ello, resaltaron y potenciaron la necesaria organización social comunitaria que parte desde la propia ciudadanía, la propia población indígena. Un ejemplo de ello es la potenciación de Radio Ucamara, en donde Mons. Miguel Cadenas fue director por un tiempo, pero dejó la posta a Leonardo Tello, quien hasta ahora viene impulsando un trabajo activo de vigilancia frente a conflictos sociales en la zona.

Como párroco de Punchana, y siempre al lado del P. Manolo Berjón, recientemente acompañó los procesos de defensa de una vida digna, mediante la solicitud de servicios básicos (agua y alcantarillado) para dos asentamientos humanos en la periferia de la ciudad de Iquitos. Y es que su trabajo siempre ha sido de la mano de la gente, de esa gente que lo reconoce como su igual porque sabe que lucha a su lado.

“El mundo no puede ser una mercancía, debe ser un lugar habitable para todos, especialmente para los más humildes” fue una de las frases que nos dejó en la última visita que realizamos. Frase necesaria para hoy, para el futuro, para entender que en este mundo de pandemia debemos ser más solidarios, acompañarnos más y no perder el sentido de búsqueda y lucha por una vida digna.