Violeta Barrientos: «La ley de paridad y alternancia es para distribuir el poder y remediar la desigualdad»

11 enero, 2020

[ENTREVISTA]

Violeta Barrientos: «La ley de paridad y alternancia es para distribuir el poder y remediar la desigualdad»

por Marycielo Palomino, comunicadora del Instituto Bartolomé de Las Casas.

Violeta Barrientos es escritora feminista con estudios en derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú. También cuenta con una maestría en Sociología, con mención en Estudios Políticos, por la UNMSM y es doctora en Estudios Hispánicos y Latinoamericanos por la Universidad de París. Actualmente es profesora en las maestrías de género de la PUCP y UNMSM.

¿Por qué consideras que es importante la ley de paridad y alternancia?

Una ley de paridad y alternancia es importante porque se trata de distribuir el poder, no sólo entre hombres y mujeres, sino también entre todos aquellos grupos que no han tenido una opción de acercamiento al poder político; y sabemos por la historia del Perú cuán difícil ha sido eso. Nada más remontarse hace un siglo: en 1920 Leguía hacía una nueva constitución para la Patria Nueva tratando de abrir el espacio a otros sectores; sin embargo, todavía se vivía un autoritarismo modernizante, pero a fin de cuenta autoritarismo. En la historia republicana del país tenemos una independencia dudosa porque no dio justicia social a dos sectores que eran las grandes mayorías del país. Desde un lado a las mujeres, y por otro a indios y afrodescendientes, que no tuvieron libertad tan sencillamente y si la tuvieron, no tenían los mismos recursos económicos ya que nadie les devolvió la esclavitud que habían sufrido durante siglos: esas son bases de desigualdad. Una ley de paridad y alternancia es para distribuir ese poder político y remediar de alguna manera la desigualdad que hay en el país.

En este panorama electoral, ¿cómo analizas el ordenamiento y la alineación de las listas postulantes?

Una primera cosa que es preocupante es el hecho de que haya 22 partidos, eso nos lleva a una dispersión y fragmentación enorme. Es un tema muy preocupante porque aquellas fuerzas políticas que pugnan por una opción de distribuir poder, también se pelean entre ellas mismas, por lo que se crea mucha división. Hay pugnas por los liderazgos y el poder, todo ello como secuela del autoritarismo que llevamos a cuestas. Esta dispersión hace que el poder de impacto sea limitado.

Si son muy pocos los grupos que cumplen con los requisitos (alternancia y paridad), habla mucho de la informalidad, del poco profesionalismo con que se lleva adelante la política en nuestro país.

¿Crees que las listas postulantes están incluyendo el enfoque de género en sus propuestas?

Primero hay que entender que estás elecciones están marcados por temas centrales: el primero es el tema de la corrupción descubierta, no se sabe por dónde empezar, ya que es un tema muy viejo en el país, lo que te habla de una debilidad institucional y también de la poca vigilancia ciudadana, a lo que uno se pregunta ¿quién está al mando de todo esto? ¿Cómo es posible gobernarlo?

El otro tema central también es el de la mujer. Hay toda una tendencia a nivel mundial, un enfrentamiento basado en el pretexto de la cuestión de género, que la quieren equiparar a la cuestión de la opción sexual. La cuestión de genero empieza a dividir a las opciones políticas en dos, entre los más conservadores y los liberales que quieren dar una serie de derechos no sólo a las mujeres sino también a minorías sexuales. Este tema está muy vigente ahora porque tiene que ver con una crisis mayor de la democracia a nivel mundial. Creo que toda esta crisis de representación de la democracia, en la que ya parece que las instituciones democráticas no funcionaran, tiene un origen más bien económico..