Tildan de “traición a la paz y la memoria” acusación de apología al terrorismo a ANFASEP

Proyecto Quipu: el sonido de la memoria
26 octubre, 2017
David Martínez: ‘Francisco quiere escuchar el grito de la tierra y de los pobres’
30 octubre, 2017
Show all

La Coordinadora contra la Impunidad, organización que agrupa a familiares de víctimas de crímenes de Estado, rechazó la imputación de apología al terrorismo que le hizo el congresista fujimorista Octavio Salazar al Museo ANFASEP y calificaron esta acción como un atropello a la libertad de expresión.

“ANFASEP es una de las pocas organizaciones de familiares de víctimas que en los años más cruentos de la violencia buscó la paz y el cese a los violaciones de derechos humanos en Ayacucho, una de las zonas más castigadas de nuestro país.  “Las madres de ANFASEP solo querían que pare esa barbarie venga de donde venga, y tener a sus seres queridos. Son las que más han luchado por el país e incluso se ocuparon de los huérfanos de esa barbarie. Por eso han sido reconocidas por el Estado y por otros países”.

Como se sabe,  el congresista Octavio Salazar hizo un pedido de intervención al Museo de ANFASEP y el Ministerio Público ha citado a Juana Carrión, Presidenta de la organización, para que aclare el caso.

Por otro lado, afirmaron que esta acusación es parte de la mala política que intenta manchar el nombre de los familiares. “Esto es una traición a la paz y la memoria que no se puede permitir. ANFASEP no está sola, hay varias personas e instituciones que vamos a defender la verdad y la memoria a toda costa. Basta de mentiras y persecución”, indicó Cruz Silva, integrante de la Coordinadora contra la Impunidad.

Por su parte, Cromwell Castillo, padre de Ernesto Castillo Páez, estudiante desaparecido de la Pontificia Universidad Católica del Perú, señaló la importancia de que la población esté enterada de lo que ocurrió en los años de violencia en el país. “El pueblo tiene todo el derecho a mostrar esas experiencias que han abierto una herida sangrante en su conciencia y en su historia. Perseguirla es parte de la política de impunidad de los gobiernos responsables que siguen utilizando el terror para sepultar la verdad. Y eso constituye un grave atropello a nuestra libertad de expresión”.