Por nuestros jóvenes de Las Malvinas

La visita de Francisco nos invita a repensar la vida del país
11 julio, 2017
Familiares de desaparecidos le piden reunión a Presidente de la República
13 julio, 2017

EDITORIAL

El país ha visto en vivo y en directo las consecuencias de la corrupción, la explotación y la informalidad en un solo hecho, el incendio de Las Malvinas del que hemos sido testigos por varios días y que consumía la vida de dos jóvenes trabajadores, que no pudieron escapar del terrible siniestro por encontrarse encerrados con candado en uno de los containers en los que trabajaban.

Jovi y Jorge Luis son los jóvenes que fallecieron y el lamentable hecho de sus muertes ha puesto hoy en agenda las terribles condiciones laborales en las que trabajan muchos peruanos y peruanas en el país. Con el pasar de los días, a partir de investigaciones de la prensa y acciones de fiscalización de la Municipalidad de Lima, se confirma que existen situaciones de trabajo esclavo en muchos otros lugares, incluso frecuentados masivamente, como Gamarra y Mesa Redonda. Es decir, esta situación ocurre en las narices de las autoridades, sin que nadie la denuncie o investigue.

Los invisibles

Así como Jovi y Jorge Luis, existen muchos otros peruanos que trabajan en condiciones similares a los containers donde murieron los dos jóvenes y hay más empleos que explotan entre cuatro paredes. Las trabajadoras del hogar, por ejemplo, vienen luchando tantos años por mejorar sus derechos laborales o que por lo menos se cumpla lo establecido en la Ley 27986 de las Trabajadoras del Hogar acerca de las 8 horas de jornada laboral. Muchas de ellas aún viven explotación laboral, maltrato físico y en algunos casos, trata de personas, siendo incluso menores de edad. Algunas no reciben aún ni siquiera el sueldo mínimo, igual que Jovi y Jorge Luis que ganaban 20 soles diarios por 12 horas de trabajo, cumpliendo labores para un empleador inhumano que ganaba dinero con su empresa informal y de trabajo fraudulento.

La precarización de los derechos laborales en el país se ha vuelto más evidente en este escenario y la muerte de los jóvenes en Las Malvinas ha coincidido con manifestaciones de jóvenes que denuncian una nueva “Ley Pulpín”.

¿Qué es la ley del empleo juvenil o “Ley Pulpín”? Esta ley propone que sea ahora el Estado y ya no los empresarios quienes asuman el pago de seguro de salud de los trabajadores que tengan entre 18 y 29 años. Esto lograría que los jóvenes que trabajan en empleos informales puedan pasar a un régimen formal ganando el sueldo mínimo. Sin embargo, lo que se denuncia es que esta ley pulpín no ayudaría a resolver la situación de informalidad, porque a esos empleadores “informales” no les convendría cambiar las condiciones laborales precarias de sus trabajadores. Esta ley sólo serviría para que las empresas formales que tienen trabajadores de ese rango de edad, con más beneficios, trasladen a estos jóvenes al régimen de la ley pulpín, lo que les ahorraría una gran suma de dinero.

“No a una economía de la exclusión”

“Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata”, nos dijo el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium y hoy sus palabras nos suenan más oportunas que nunca en medio de este dolor que causó el incendio de Las Malvinas.

El Papa Francisco nos visitará pronto y que Puerto Maldonado sea uno de sus destinos no es casualidad. Entre muchas problemáticas, esta zona viene azotada por la explotación sexual y laboral incluso de niños y niñas. No esperemos a que sucedan tragedias como la de Las Malvinas para reaccionar ante las injusticias que sufren nuestros hermanos y hermanas. Como dice el Papa Francisco, no globalicemos la indiferencia. “Casi sin advertirlo, nos volvemos incapaces de compadecernos ante los clamores de los otros”. Todos sabemos que defender la vida humana es una obligación y a estas alturas, una necesidad que muchas veces sentimos que no es atendida como debiera ser. Luchar y denunciar la explotación, entonces, es igual a defender la vida.

 

Más de 100 unidades del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú luchan contra incendio en galería de “Las Malvinas”. (Foto: Andina)