Obispo de Tarma pide que atiendan a niños de Pasco

María Ysabel Cedano: Manta y Vilca no puede quedar impune.
22 junio, 2017
La visita de Francisco nos invita a repensar la vida del país
11 julio, 2017
Show all

 

Van a cumplirse dos semanas desde que más de 80 hermanos de Cerro de Pasco se encuentran en las afueras del Ministerio de Salud exigiendo se les atienda debido a las enfermedades que padecen por el plomo de los relaves mineros. Por ello, Luis Alberto Barrera Pacheco, Obispo de Tarma, señaló que “es de capital importancia entablar un diálogo sincero entre las partes en vistas al bien común y a la protección de las poblaciones vulnerables”.

Mediante una nota de prensa, el Obispo manifestó su cercanía a los hermanos del Distrito Simón Bolivar de la Región de Pasco que se encuentran en Lima y por ello conoce las demandas y propuestas que se han presentado en estas dos semanas de manifestación. “Este problema de contaminación ambiental no es de ahora, viene de muchos años atrás”, señaló. “Como pastor del amado pueblo que me ha sido confiado, hago este llamado para que todas las personas pongan de su buena voluntad en favor de la vida y sea posible superar la grave situación ambiental y encaminar hacia una calidad de vida digna, y respeto del bien común”.

El pedido de los hermanos de Paco es la urgente construcción de un centro de salud con capacidad de atención y desintoxicación de estos graves casos, el diagnóstico y atención a toda la ciudadanía de Cerro de Pasco; además del cierre de los pasivos ambientales con geomembranas que rodeen los asentamientos humanos de Cerro de Pasco; la arborización de toda la ciudad; la pavimentación de pistas y veredas con el objetivo mitigar la contaminación del suelo, agua y aire; entre otros requerimientos.

Como lo recuerda la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, el Centro de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente (CENSOPAS), del MINSA, encontró 120% de plomo en la sangre de una niña de año y medio, en el año 2006, situación por la que estarían pasando otras niñas y niños de la región Pasco, registrándose graves enfermedades, incluso muertes. Sin embargo aún no hay medidas estatales eficaces frente a este desastre ambiental que está atentando contra el derecho a la vida y la salud de una población entera.