Nuevos y mejores vientos en nuestra iglesia

Padre Gutiérrez le responde el saludo al Papa Francisco
6 junio, 2018
Gustavo Gutiérrez lee su ‘carta de amor a Dios, a la Iglesia y al pueblo’
21 junio, 2018

EDITORIAL

La visita del Papa Francisco a nuestro país nos recordó el corazón del evangelio, ir al encuentro de los pobres. Francisco, en su paso por el Perú, pudo conocer mejor las grandes problemáticas a las que nos enfrentamos y los desafíos que tenemos por delante; por eso, cada mensaje que nos entregó fue de gran valor y ha sido tomado como guía para continuar trabajando en las periferias.

Una Iglesia en salida

La llegada de Francisco al Perú ha sido, entre muchas cosas, movilizadora. Este año se están trabajando con gran fuerza todos los preparativos para la celebración del Sínodo Panamazónico, pues como sabemos, es uno de los grandes desafíos del país y por ello fue abordado ampliamente por el Papa Francisco en todos sus mensajes. Un evento como este es histórico y trascendental para la Panamazonía, pues estamos atravesando una crisis ambiental que compromete gravemente la humanidad, y por ello necesitamos que nuestra Iglesia esté preparada y fuerte para asumir este gran reto.

Una designación importante

La gran noticia de la designación de Monseñor Pedro Barreto, actual arzobispo de Huancayo, como nuevo cardenal del Perú es sumamente importante para todo lo que la Iglesia peruana tendrá que asumir. Pedro Barreto Jimeno, S.J., es conocido por su gran trabajo en defensa de la creación, es vice-presidente de la Red Pan-amazónica y ha sido un luchador incansable que no ha dudado en alzar la voz para defender a quienes se ven afectados por la contaminación ambiental. No olvidemos que monseñor Barreto, al año siguiente de ser nombrado arzobispo en 2005, inicio una gran labor convocando instituciones para luchar contra la contaminación que sufría La Oroya.

“No se necesita ser científico para saber que en La Oroya se respiraba un aire tóxico y que el Mantaro era un río muerto. Me comprometí con la vida y el ambiente. Es intolerable que se afecte tanto a una población, que una empresa lucre con la salud y la vida de las personas”, señalaba Barreto. Diversas organizaciones se unieron a ese llamado y formaron una mesa de diálogo para denunciar la contaminación y para ofrecer propuestas de solución mediante el proyecto “El Mantaro revive”.

Entonces, esta designación no parece una casualidad. El Papa Francisco ha elegido a alguien bastante preparado y con gran disposición para asumir todos los desafíos que se nos vienen, y esa es una gran noticia para la Iglesia peruana que ha alegrado también a los agentes pastorales y hermanos que vienen trabajando en defensa de nuestra casa común y las comunidades más vulnerables.

“Un impulso para el trabajo pastoral”

El padre Gustavo Gutiérrez manifestó sus mejores deseos para monseñor Barreto y catalogó este nombramiento como un ‘impulso para el trabajo pastoral’. “El nombramiento de mons. Pedro Barreto como cardenal es una gran noticia para la Iglesia peruana y más allá de ella. Se trata de una persona firmemente comprometida, desde el evangelio, con los problemas mayores que enfrentamos en el país. Nos toca agradecerlo al Papa Francisco”.

En esta perspectiva, este mes también tenemos la alegría de celebrar los 90 años del Padre Gustavo Gutiérrez y con ello celebrar su vida como fuente de inspiración para la defensa de los más pobres. El aporte de Gutiérrez a la Iglesia latinoamericana y universal ha sido sumamente importante y se ve expresado en el trabajo que realiza esa Iglesia que va en salida, como la que predica Francisco, como la que ha venido trabajando por varios años mons. Barreto. La centralidad en el pobre desde el evangelio representa hoy cada vez más un sentido común en el trabajo de la Iglesia desde Medellin en 1968, que debemos seguir cultivando y defendiendo, atentos a los nuevos signos de los tiempos.