Monumento del Cardenal Landázuri Ricketts reposa en el corazón de los pobres

Desde el viernes 24 de enero, el Cardenal Landázuri Ricketts, tiene un nuevo hogar, esta vez en el corazón del Rímac, en la Alameda de los Bobos, mirando hacia el Cerro San Cristobal. Aquí fue develado el monumento de quien fuera el 30º Arzobispo de Lima en una emotiva ceremonia que contó con la presencia de los obispos del Perú, autoridades de la Municipalidad de Lima y la Municipalidad del Rímac, seminaristas, religiosos y todo el pueblo que lo conoció. Por su parte, El Cardenal Barreto destacó no sólo la sencillez de Landázuri Ricketts, sino también la «sencillez solemne que tuvo», y no solamente por su estatura, sino «por su forma también de expresarse, su humor solemne».