Francisco viene al encuentro de nuestros pueblos

15 diciembre, 2017

EDITORIAL

 

Falta muy poco para la llegada del Papa Francisco y las ciudades que serán visitadas por él ya se van preparando para recibirlo.

Puerto Maldonado ha sido una de las zonas elegidas y, como dice Monseñor David Martínez, obispo de Puerto Maldonado, ese gesto ha significado una inmensa alegría y a la vez una gran sorpresa. Las problemáticas que se viven en Puerto son conocidas por todoel país y aunque han recibido solidaridad y trabajo de redes comprometidas en erradicar la trata de personas y denunciar la minería ilegal, han dejado claro que son un pueblo que también tiene mucho para dar.

Desde que se supo la noticia, el Vicariato de Puerto Maldonado se ha organizado con los jóvenes, niños y ancianos para el recibimiento. Desde su sencillez, la premisa ha sido mostrarle su cara más real al Papa, la de la pobreza pero también la de la esperanza.

 

 

Monseñor David Martínez – Obispo de Puerto Maldonado

La ruta de Francisco

Francisco eligió tres lugares en Puerto Maldonado para acercarse a su pueblo. Al mediodía tendrá un encuentro con los pueblos de la Amazonía en el Coliseo de Madre de Dios. Como sabemos, el Papa Francisco ha mostrado un gran interés por la Amazonía. Hace poco ha anunciado el Sínodo de la Panamazonía y se espera que tenga palabras al respecto en esta visita a Puerto Maldonado.

Monseñor David Martínez ha informado de la visita de pueblos originarios de Bolivia y Brasil, además de las más de 100 comunidades nativas cercanas a Puerto Maldonado. Este encuentro nos mostrará un adelanto de lo que será el Sínodo, pero en interacción directa con los actores. Francisco escuchará directamente a los indígenas y conocerá la diversidad cultural de nuestros pueblos. La siguiente reunión está planeada con toda la ciudadanía en la explanada del Instituto Jorge Basadre que se encuentra exactamente al frente del Coliseo de Madre de Dios. Finalmente, el “Hogar El Principito” fue el tercer lugar elegido por el Papa, ahí irá al encuentro de los niños y niñas que representan la esperanza de Madre de Dios. Estos niños han sido, en su mayoría, sobrevivientes del gran peligro que representa la esclavitud de menores por la minería ilegal en la zona.

Así como Jesús, Francisco va al encuentro de los olvidados

Ad portas de la Navidad, Francisco nos recuerda los pasos de Jesús, yendo siempre a las periferias, acudiendo al llamado de los pobres. Prepararnos para recibir a Jesús en esta Navidad implica una oportunidad nueva para mirarnos como país y seguir su ejemplo, salir a las periferias y tener la disposición para luchar con ellas. Es lo que el Papa Francisco también ha predicado en sus encíclicas y homilías y que hoy nos demuestra cuando viene al encuentro de los olvidados de nuestro país.

Francisco conoce bien Puerto Maldonado, aunque nunca ha estado ahí, sabe de lo mucho que significa para este pueblo que alguien tan importante y representativo como él pueda mirarlo, atenderlo, elegirlo, después de tantos años de abandono en nuestro país.

Sin duda, Puerto Maldonado nos ha dado un ejemplo, no olvidar lo central, la opción preferente por los pobres. Hay quienes pensarían que para recibir al Papa Francisco es necesario maquillar la realidad de abandono por una felicidad aparente, ocultando a quienes claman justicia y atención urgente. Puerto Maldonado quiere ir al encuentro del Papa, con sus pobres, con su esperanza, con su alegría en medio de la adversidad, con la disposición de dejarse interpelar por el Evangelio. Ese es el rostro de nuestro pueblo, un pueblo que no deja de luchar para revertir sus problemas.