Francisco pone la pelota en la cancha de los obispos
21 enero, 2018
Caminar la ciudad con Jesús
22 enero, 2018
Show all

Esta mañana durante la conversación con los obispos en el salón arzobispal de Lima, el papa Francisco dijo  que gran parte de América latina sufre la corrupción, citando  el caso de la constructora brasileña Odebrecht, en el que han estado implicados gobiernos de varios países de la región y aseguró que “es solo una parque chiquita”.  En otro momento sobre lo mismo agregó: “Creo que la política está en crisis, muy en crisis en América Latina por la corrupción” y que sólo se entiende el “lenguaje de la corrupción”, señaló, citando a los paraísos fiscales.

Pero hay que destacar que frente a este diagnóstico de la corrupción  el papa Francisco el día de ayer, recordó a las autoridades que “la corrupción es evitable”. Es así como otra vez el papa reconoce que la realidad es la que manda, pero no es la última palabra, porque desde la perspectiva del evangelio ella también es superable, transformable, no es una fatalidad.

Refiriéndose al sistema socio económico, dijo: “Se estaba buscando un camino hacia la Patria Grande, y de golpe cruzamos hacia un capitalismo liberal inhumano que hace daño a la gente “, sentenció el Papa, quien también criticó las cárceles superpobladas, e invitó a los obispos a “no hacer politiquería porque soy amigo de alguien”.

La política del continente también atañe a los obispos sentenció el Papa. “No descuidemos eso, si caemos en manos de gente que solo entiende el lenguaje de la corrupción estamos fritos. Ahí sí. El juego político es muy difícil. A nosotros nos pone en dificultad como pastores, no es fácil evangelizar a un político”.

Estas preocupaciones expresadas durante la conversación con los obispos muestran  como Francisco enfoca claramente el papel de la iglesia, sus representantes y laicos, nada de lo que es del mundo no es ajeno, pero todo debe ser mirado y tratado desde la mirada grande del Evangelio.


En colaboración con el Centro de prensa OSEVOZ.