El fútbol es un elemento clave para entender nuestra identidad

25 junio, 2018
Gustavo Gutiérrez lee su ‘carta de amor a Dios, a la Iglesia y al pueblo’
21 junio, 2018
Papa Francisco proclama a Pedro Barreto como nuevo cardenal del Perú
28 junio, 2018

ENTREVISTA

Noelia Chávez Ángeles es licenciada en Sociología de la PUCP. Tiene como campos de interés y de estudio los movimientos sociales, la política subnacional, y la educación superior. Y junto a estos grandes temas, no ha dejado de interesarse en concreto por el fenómeno del fútbol. Un interés ligado a su experiencia de vida unida a su formación académica. Como ella lo señala: “El fútbol es un fenómeno de masas y todos hemos sido socializados con un amor a veces irracional sobre ello. Y las ciencias sociales lo que nos permiten es comprender la pasión deportiva, pero de un modo mucho más racional para poder viabilizarla mejor”. Ella, junto a Aldo Panfichi, publicará próximamente el libro “El otro partido”, un análisis de cómo se construye el sistema del fútbol y del deporte en el país.

Noelia Chávez

 

¿Por qué el fútbol despierta tanta pasión?

Hay pocos símbolos que expresen cómo los peruanos construyen su imaginario colectivo. En un mundo globalizado donde los estados-naciones han perdido fuerza, es muy difícil encontrar símbolos al respecto, y además hay un alto desprestigio del sistema político en el que estamos. Cuando uno habla de símbolos que nos representan como peruanos, podemos citar las culturas prehispánicas o la guerra con Chile; sin embargo, en ambos casos la narrativa termina siendo un poco trágica. Otro elemento que nos identifica es la comida, pero no existe un plato que nos represente a todos. Entonces el fútbol reúne tres características que lo hacen ser una pasión. En primer lugar, es de los pocos fenómenos que juntan en un signo el llamado a lo nacional. El fútbol hace que todos tengamos un mismo lenguaje para expresar nuestro sentido de comunidad imaginaria. El segundo punto es que existe el recuerdo de una época dorada del fútbol. Un ideal que es elemento clave en nuestra identidad. Y el tercer factor es que el fútbol nos permite tener agencia. Es decir, estamos en constante construcción, y es posible hacer un buen papel. Y esa posibilidad es la que nos permite inmiscuirnos y que la pasión se reviva constantemente.

¿Por qué está tan arraigado en nuestra identidad nacional?

El deporte es parte de nuestra socialización como peruanos. Hay dos elementos importantes que construyen la identidad colectiva. El primero es lo que nos permite diferenciarnos. Construyes  identidad cuando puedes diferenciarte del otro. Lo segundo es encontrar elementos en común dentro de esta identidad. Por ejemplo el tipo de juego que tienen los jugadores, pero también está el reconocerse como parte de ese colectivo de los 11 jugadores que juegan en la cancha. Y eso permite que un colectivo grande se pueda identificar. El fútbol es un deporte popular que es de fácil expansión. Y otra característica del propio futbol es que te permite competir más allá de tu proveniencia socio-económica. Hay otras dos características que me gustaría mencionar. El fútbol es un deporte de hombres en una sociedad patriarcal y está legitimado para ser el deporte rey, y eso dice mucho. La otra característica, es que el fútbol es un negocio local que mueve mucho dinero. Estas características no tan positivas son importantes para entender
por qué continúan alimentando la identidad nacional.

¿Se está aprovechando esta coyuntura para integrarnos?

El fútbol es un deporte generador de identidad nacional, y puede ser aprovechado por la política para generar una mayor conciencia de lo colectivo, pero yo no sé si estamos con la capacidad para hacerlo. Por ahora las muestras que se dan son cosas de forma, la foto del presidente con Guerrero apoyándolo; y, por otro lado, tenemos a un congreso que compra televisores y frigobares. Dado que la política está tan desprestigiada ahora, lo que tal vez espera la ciudadanía es que haya una propuesta para una reforma del deporte. Eso ayudaría al sistema político para que aproveche la coyuntura y haga una propuesta de reforma. Y no sólo en el fútbol, sino en otros deportes.