Derechos completos para trabajadoras y trabajadores del hogar

19 septiembre, 2019

DERECHOS COMPLETOS PARA TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DEL HOGAR

por Leddy Mozombite, secretaria General de FENTTRAHOP.

 

Según el informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el 2010 existimos un total de 52,6 millones de mujeres y hombres trabajadores del hogar en el mundo. Sólo el 10% alcanzamos alguna protección de la legislación laboral a nivel de Latinoamérica (OIT). Estas estadísticas también informan que en América Latina y el Caribe, somos 19,6 millones de trabajadores del hogar, de los cuales 18 millones somos mujeres. Esto significa que el 95% que ejerce este trabajo somos mujeres y estamos en situación de vulnerabilidad.

En el mismo contexto, la Defensoría del Pueblo señala que el 78% nos encontramos en condiciones informales por la baja tasa de afiliación a la seguridad social, sin acceso a la pensión y jubilación. Por otro lado, no existen mecanismos adecuados para una buena inspección en el lugar donde laboramos y muchas no contamos con contrato por escrito.

En el Perú, de las más de 450 mil personas trabajadoras del hogar, la mitad trabajamos en Lima y el resto en el interior del país. Según el Ministerio de Trabajo, el 78% percibimos una remuneración por debajo del sueldo mínimo vital y las condiciones se ponen aún más precarias cuando se trata de las menores de edad.

Han pasado 16 años desde la promulgación de la Ley 27986. Esta ley es la que actualmente rige y nos coloca en estas situaciones de discriminación y desigualdad en comparación con los demás trabajadores. Hoy formamos parte de los regímenes especiales, es decir, nuestra condición de ser trabajadoras del hogar y mujeres del campo, quechuahablantes, amazónicas, afrodescendientes que ya nos coloca en este contexto de desigualdad ante la sociedad, es potenciada con esta Ley que nos recorta los derechos a la mitad. Por ejemplo, contamos sólo con 15 días de vacaciones, con un contrato sólo verbal y una remuneración por acuerdo del empleador y la trabajadora del hogar, en la que se basa la compensación por tiempo de servicio y gratificaciones.

Algunos avances

Nuestra fuerza organizativa en la Federación Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar del Perú (FENTTRAHOP), nos ha colocado en otro contexto llevando nuestras demandas al ámbito político y público. Así hemos podido participar en mesas de diálogo con el Ministerio de Trabajo, el Congreso de la Republica, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones vulnerables, la Defensoría del Pueblo y la OIT. Hemos logrado alianzas con otras organizaciones sociales para así obtener la ratificación del Convenio 189 en nuestro país. Mediante Resolución Legislativa N° 30811, el 5 de julio del 2018, después de 7 años de lucha se logró esta ratificación.

Este año, el Estado se comprometió a trabajar lineamientos para una nueva Ley en concordancia con el Convenio 189 y su Recomendación 201, para que se garanticen nuestros derechos fundamentales, y esto ha sido para nosotras un logro histórico. De esta manera, nos hemos puesto al frente en contra de la discriminación étnica, social, laboral, económica y cultural.

Por otro lado, con estos avances hemos visibilizado esta realidad bastante adversa para muchas mujeres peruanas. Es así como desde nuestra organización hemos puesto en agenda la equidad de género desde las reivindicaciones que hemos llevado a todas las instancias, ya que el trabajo del cuidado que realizan las trabajadoras del hogar, se hace mayoritariamente por nosotras las mujeres y esto sin duda crea valor y riqueza en la economía nacional.

Por una nueva ley para las trabajadoras del hogar

Después de los avances logrados, seguimos organizadas hacia una nueva Ley que nos otorgue mayores y mejores derechos laborales. Por ello, lanzamos juntas la campaña “Cocinando una nueva Ley con derechos laborales”. Esta campaña la hemos retratado mediante una receta que tiene como ingredientes: contrato por escrito, libertad sindical, seguro y pensión, regulación de agencias, jornada de 8 horas, seguro de salud en el trabajo, etc.

Así nos enrumbamos en una nueva lucha, en la que seguiremos juntas hasta que podamos alcanzar que nuestros derechos tengan ingredientes democráticos con justicia social sin discriminación, con sabor a equidad e igualdad.

En este momento tenemos un predictamen para esta nueva ley, en concordancia con el convenio aprobado en la Comisión de la Mujer en la legislación pasada. Esto gracias a los esfuerzos de mujeres congresistas comprometidas con nosotras. Este predictamen recoge las propuestas de todas nuestras bases a nivel nacional, es más completo y tiene un enfoque de género. En él, hasta se establece la licencia pre y postnatal, incluyendo todos los demás beneficios que tienen otras mujeres trabajadoras. Por otro lado, las menores de 16 años podrán desempeñarse como trabajadoras del hogar siempre y cuando se verifiquen las condiciones en las que trabajan.

Esperamos que en esta nueva legislatura pueda llegar al pleno para su total aprobación, ya que en la Comisión de Trabajo del Congreso de la República existe ya un predictamen de cara a esta nueva ley, pero lamentablemente no se discute aún por falta de quórum en las sesiones.

Nuestra FENTTRAHOP y sus bases estamos alertas hacia la conformación de las nuevas comisiones para ir pensando estrategias de lucha y sensibilización por la conquista de esta nueva Ley, porque el 26 de noviembre de este año entrará en vigor el convenio 189 y para lograr su efectividad debemos tener una nueva ley.

El Estado peruano tiene que asumir el compromiso de garantizar un trabajo decente para las y los trabajadores del hogar, ya que forma parte del Convenio con la OIT.

Finalmente, lo que pedimos desde hace tantos años no es una dádiva. Lo que exigimos son derechos básicos irrenunciables, son nuestros derechos humanos. Los y las trabajadoras del hogar queremos ejercer nuestra ciudadanía en las mismas condiciones que los demás, porque estamos en un país democrático. Al igual que los demás trabajadores, queremos tener las condiciones para alcanzar vivienda, salud, pensión, jubilación, educación, trabajo digno, ya que con nuestro trabajo también sostenemos a nuestras familias.

Algunos de los artículos que tiene la nueva ley:

1. Remuneración mínima vital como sueldo mínimo y derechos idénticos al régimen laboral general en beneficios sociales, con CTS de 30 días y gratificaciones por 30 días.
2. Cálculo de la RMV que incluya los pagos de gratificación y CTS de 30 días, y así sea la base de cálculo para el pago de trabajo por horas.
3. Garantías para que se lleven a cabo contratos por escrito con información mínima.
4. Deber de el o la empleadora de entregar comprobante de pago y de contratar ESSALUD.
5. Regulación de la terminación del contrato de trabajo, incluyendo el despido arbitrario.
6. Detallar el trabajo a considerarse como doméstico para incluir el cuidado de personas adultas mayores, personas con discapacidad o personas dependientes, entre otras actividades. Así mismo, especificar las modalidades cama adentro y cama afuera.
7. Fijar la edad mínima de trabajo en 16 años de edad.
8. Regulación específica del trabajo a tiempo parcial y de casos de múltiple empleador o empleadora. Regulación del trabajo de migrantes, del trabajo de familiares y prohibición de pago en especie. un nuevo despertar de la humanidad.