COVID 19: ¿Qué está pasando en el Putumayo fronterizo con Colombia?

Putumayo es una provincia ubicada en la zona nororiental del departamento de Loreto, provincia que limita con Ecuador y Colombia, donde habitan 74 comunidades nativas (entre los grupos étnicos se encuentran: Kichwas provenientes del Napo, Huitotos-Murui, Secoyas, Maijunas, Ocainas, Boras, Yaguas y Ticunas),  haciendo un total de 11 000 personas a lo largo de 1300 km de cuenca.

A fines de mayo se detectaron los primeros casos positivos en Estrecho, capital de la Provincia de Putumayo en la Región Loreto, y en algunas comunidades. En la zona hay un flujo migratorio de las personas oriundas que están yendo al Estrecho y a las comunidades, escapando de la situación dramática en Iquitos de escasez de alimentos y medicamentos. Las comunidades indígenas recurren al centro hospitalario cuando los síntomas son más fuertes y estos establecimientos no se encuentran preparados con equipamiento para atender y abastecer a la cantidad de contagiados. El virus está creciendo exponencialmente en la zona.

Actualmente el Estrecho tiene tres grupos que guardan la cuarentena (en el colegio, instituto tecnológico y una casa particular), todos estos ambientes están resguardados por la policía.

Ante ello, el gerente de la Micro red Putumayo envió una carta al presidente Martín Vizcarra en donde detalla la situación de la Micro red, quienes velan por la salud de toda la frontera y explica que solo cuentan con 7 médicos en toda la cuenca: 5 en Estrecho, 1 en Remanzo y 1 en Soplin Vargas.

En la carta dirigida al presidente, el gerente detalla que hasta el día 77 de la emergencia solo han recibido de parte de la DIRESA 8 mil soles para gastos de combustible y una dotación económica correspondiente a los meses de enero y febrero de entre 100 y 200 soles por cada puesto de salud.

Adjuntamos la carta:

La realidad de esta zona fronteriza es precaria y su situación ante la inminente llegada del coronavirus es preocupante. Por ello, el Vicariato San José del Amazonas viene ayudando económicamente en la compra de combustible para la movilización ante las emergencias.

Beata Prusinowska, una misionera laica de Polonia que labora en el acompañamiento a líderes y comunidades en el Napo y el Putumayo, como parte del equipo del Vicariato, nos cuenta cuáles son los principales factores que ponen en riesgo a las comunidades de esta zona fronteriza:

Distancia y medios de comunicación: La lejanía y falta de medios de comunicación genera una sensación de abandono. La posibilidad de llevar reportes fuera de la zona sobre la falta de medicinas y la cantidad de contagios es casi nula. Por lo tanto, se siente una invisibilización fuerte sobre la realidad de las comunidades.

Estilo de vida: La forma de vida de la gente de comunidades y zonas más urbanizadas es compleja, la gente no es capaz de guardar cuarentena porque no tiene trabajo, no tiene recursos para estar tranquilo pues sale a ganarse la vida y termina trayendo los males de la misma ciudad.

La corrupción: Está presente por todos los niveles, sobre todo a nivel del gobierno regional y los gobiernos locales. Eso tampoco ayuda porque sabemos que había recursos, y ahora han sido desperdiciado o les fue dado mal uso.

Finalmente, Beata indica que la propagación del coronavirus en las profundidades de esta región es inminente y ya está arrasando con comunidades indígenas vulnerables.