COVID-19: mujeres de penales peruanos envían petitorio a Ministro de Justicia

Desde hace semanas, los noticieros vienen informando la lamentable situación de varias cárceles peruanas, donde se han producido motines y manifestaciones a causa del miedo por el contagio de COVID-19. La desesperación es comprensible pues, según las autoridades, al menos 30 presos han muerto por COVID-19 y más de 645 se han contagiado en las cárceles de todo el país. Además, 224 guardias penitenciarios también tienen coronavirus y, entre ellos, ya se cuentan siete muertos.

Ante esta grave situación, las reclusas del Penal de Máxima Seguridad de Chorrillos se han organizado para hacerle llegar al ministro de Justicia, Fernando Castañeda, un petitorio de excarcelación de 100 mujeres que se encuentran con enfermedades graves que las hacen vulnerables frente a la pandemia. “Imploramos, suplicamos y rogamos, desde lo más profundo de nuestro corazón, que nos otorguen una segunda oportunidad porque ya nos encontramos rehabilitadas”, se puede leer en las cartas que ya fueron leídas por el ministro.

En el escrito explican también las particularidades del género femenino como parte de la población penitenciaria. “El 99% de las mujeres internas de los establecimientos penitenciarios del Perú somos madres de familia, cabezas de hogar, que a pesar de los muros que limitan nuestro tránsito, seguimos responsabilizándonos económica y moralmente de nuestros hijos y nuestros padres, lo cual marca una gran diferencia de género”. Además, exponen que la reincidencia de las mujeres es ínfima, apenas el 0.1% del total de internas del país.

 “Muchas hemos cumplido con sentencias altísimas de más de una década, nuestros expedientes de tratamiento del INPE, corroboran y recomiendan nuestra rehabilitación social para reincorporarnos a la ansiada reinserción social para ser un aporte positivo a nuestras familias y a la sociedad, ya que muchas de nosotras hemos estudiado carreras universitarias y técnicas dentro de la prisión y podemos ponernos al servicio del pueblo peruano en los diferentes campos en los que nos requieran”.

Según Silvia Alayo, responsable de la Pastoral Penitenciaria de la Conferencia Episcopal de Acción Social, la situación carcelaria atraviesa una crisis muy grande desde hace décadas atrás y está marcada por el hacinamiento, la deficiencia en la infraestructura, la deficiencia en salud, corrupción, etc. El hacinamiento, indica, puede responder a muchas causas, entre ellas “es el resultado de malas decisiones a nivel de la legislación que sobre criminaliza las conductas. Hay un incremento de normas que suben las penas para delitos, al punto que delitos que no revisten una mayor gravedad pueden tener penas muy altas. Por otro lado, se ha restringido los beneficios penitenciarios”. Según indicó, el 73% de la población penal no tiene acceso a beneficios penitenciarios. Además, señaló que hay un abuso de la prisión preventiva. “Solo el 60% de las personas privadas de su libertad tiene una sentencia. El resto no sabe cuánto tiempo va a pasar en prisión”.

La emergencia sanitaria por la COVID-19 ha acrecentado esta crisis. Según Alayo, la capacidad de albergue de las 68 cárceles de todo el país suma un total de 40 mil personas; sin embargo, la población actual es de 97 mil. Las mujeres internas son aproximadamente 5 mil de ese total. “Esto hace imposible la medida general que se está aplicando en el mundo para controlar la pandemia que es el distanciamiento social. Es imposible un distanciamiento social en las cárceles”.

Al final de la comunicación, las internas reiteraron su pedido de excarcelación a un total de 100 mujeres que tienen problemas serios de salud, entre ellas, pacientes con cáncer terminal. Por su parte, el Ministro de Justicia ha pedido una lista completa de nombres, apellidos y la situación de cada una de esas mujeres. Sin embargo, Sin embargo, han pasado ya 11 días desde que las internas enviaron la carta y continúan a la espera de una nueva comunicación al respecto. Desde aquí decimos: ¿qué más hay que esperar para que se atienda estos justos reclamos que las ponen entre la vida y la muerte?

 

Lee el petitorio completo aquí: Petitorio