Contra el racismo, el reto de los medios

24 octubre, 2019

CONTRA EL RACISMO, EL RETO DE LOS MEDIOS

por Miriam Larco, secretaria técnica del Consejo Consultivo de Radio y Televisión.

 

 

El Perú es un país donde podríamos afirmar que la libertad de expresión está garantizada. Tenemos leyes y muchos medios de comunicación que difunden información sin censura previa. ¿Pero esta libertad es suficiente para garantizar el desarrollo de las personas? ¿La igualdad de oportunidades? ¿El respeto a la dignidad del ser humano?
La Constitución Política del Perú señala que “nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole” (Artículo 2, inciso 2). De otro lado, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, uno de los principales tratados internacionales en materia de derechos humanos, señala en su Artículo 7: “Los Estados partes se comprometen a tomar medidas inmediatas y eficaces, especialmente en las esferas de la enseñanza, la educación, la cultura y la información, para combatir los prejuicios que conduzcan a la discriminación racial y para promover la comprensión, la tolerancia y la amistad entre las naciones y los diversos grupos raciales o étnicos […]”.

La discriminación étnico-racial consiste en el trato diferenciado o excluyente hacia una persona o grupo, por el solo hecho de poseer determinadas características físicas y/o por su origen étnico-cultural, con lo cual se restringe la posibilidad de un desarrollo en igualdad de oportunidades y de respeto a la dignidad humana. La discriminación es un ejercicio de poder en sí mismo, que impone lo que grupalmente debe ser lo más valorado y lo que no. En pocas palabras, las prácticas discriminatorias dictan quién puede gozar de derechos y quién será marginado. En este sentido, la existencia de normas que regulan y restringen estas malas prácticas tiene como fin proteger a colectivos humanos históricamente marginados y diferenciados por prejuicios, fanatismo, intolerancia y demás razones sin justificación.

El rol de los medios de comunicación

Los medios de comunicación desempeñan un rol fundamental como transmisores de valores, modelos y opiniones, por tanto, desde aquí es importante velar por la erradicación de discursos e imágenes que contribuyen a legitimar ideologías y prácticas que validan comportamientos racistas.

Estudios realizados por el Consejo Consultivo de Radio y Televisión (CONCORTV) revelan que la radio y televisión mantienen estas prácticas, desobedeciendo la normativa vigente. El estudio de Consumo Televisivo y Radial (2017) reveló que el 39% de peruanos y peruanas opina que la TV difunde contenidos discriminatorios. La percepción en provincia (44.4%) es mayor frente a la de Lima (36%). Las ciudades que registran mayor apreciación de discriminación en la televisión son: Chimbote (71%), Chiclayo (70%), Tacna (66%), y Ayacucho (60%). En tanto, los niños, niñas y adolescentes opinan que los afrodescendientes (51%) e indígenas (49%) aparecen de forma negativa en la pantalla (CONCORTV, 2018).

De otro lado, un estudio cualitativo realizado por Wilfredo Ardito, por encargo del CONCORTV, el cual revisa los contenidos de la programación difundida en el horario familiar en televisión de señal abierta, evidenció que “… pese a que el grupo étnico andino y mestizo constituye la mayor parte de la población peruana, éste no se ve desempeñando roles como la conducción u animación de programas de TV. Su aparición más frecuente se relaciona a situaciones marginales. En los noticiarios aparecen como pobres extremos, víctimas o delincuentes. También hay la tendencia a mostrar la imagen de un atractivo turístico, apareciendo en reportajes sobre carnavales u otras festividades, donde siempre se les muestra danzando con su vestimenta tradicional, mediante una exotización”.

Al igual que la libertad de expresión, el derecho a la igualdad y a no ser discriminado es norma de derecho humano, por tanto, ambos son importantes y tienen el mismo valor. La libertad de expresión tiene como límite en la difusión de sus mensajes e imágenes, el respeto a la igualdad y a la no discriminación.

En el 2016, el Ministerio de Cultura y el CONCORTV se comprometieron a impulsar el “Observatorio de Diversidad en Medios de Comunicación”, cuya finalidad es contribuir a la generación de contenidos que promuevan el conocimiento y reconocimiento positivo de la diversidad cultural, así como evitar la difusión de estereotipos y prejuicios racistas en la radio y televisión, fomentando la responsabilidad y las buenas prácticas que contribuyan a promover el respeto a la diversidad de los grupos sociales.

El trabajo coordinado y conjunto de ambas instituciones, a través de este espacio, plantea brindar herramientas para desarrollar una comunicación libre de discriminación, asimismo, contribuir a sensibilizar y formar a la ciudadanía para que realice un análisis crítico del consumo de medios de comunicación.

La responsabilidad también apunta a difundir y promover estudios e investigaciones sobre el racismo y la discriminación étnico-racial en los medios, así como informar sobre el rol promotor del Estado para la representación de las diversas culturas en los medios de radiodifusión a través de talleres descentralizados dirigidos a estudiantes de comunicación, periodistas y comunicadores. Y, en la línea de promover en la sociedad la vigilancia ciudadana, se busca derivar los reportes de racismo y discriminación étnico-racial en la radio y televisión a los organismos de autorregulación competentes.

Actualmente, tenemos una Ley de Radio y Televisión que fomenta la autorregulación. La norma dispone que todos los titulares de radio y televisión deben elaborar un Código de Ética que establezca un mecanismo para recibir las sugerencias y quejas de los usuarios. El procedimiento es sencillo, gratuito, y se hace por iniciativa ciudadana. En caso el medio de comunicación no responda, o la resolución final no sea satisfactoria, el usuario puede interponer una denuncia ante el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, ente responsable de regular la radio y televisión, quien iniciará un procedimiento administrativo sancionador por incumplimiento de las disposiciones establecidas en los Códigos de Ética, pudiendo establecer una multa de hasta 30 UIT (126,000 soles).

El rol de los ciudadanos

Las normas que garantizan la no discriminación existen, necesitamos la acción ciudadana. Es importante que conozcamos nuestros derechos y actuar a favor del cumplimiento de la Ley y la ética. De otro lado, se requiere un Estado vigilante, que cumpla y haga cumplir lo establecido en la Ley vigente. Finalmente, necesitamos comunicadores comprometidos, que entiendan -por el bien de la sociedad- que es urgente erradicar roles y estereotipos que nos condenan a prácticas indebidas, y que asuman que toda libertad -incluida la libertad de expresión- tiene límites, como el respeto a la dignidad y a la igualdad de oportunidades para todos los peruanos y peruanas.