Conferencia episcopal peruana publica protocolo para el culto religioso en tiempo de pandemia

Con la voluntad de atender la salud espiritual de los files los Obispos del Perú, presentaron este 5 de mayo un protocolo a tener en cuenta en la celebración de la Eucaristía y de los demás sacramentos, las reuniones y actividades de las parroquias, observando las medidas de higiene y bioseguridad, en un marco de caridad y solidaridad, camino al restableciendo normal de las funciones religiosas.

El protocolo consta de tres fases de aplicación. En la primera, terminada la cuarentena, se permitirá a los fieles asistir a los templos para las celebraciones eucarísticas dominicales y diarias, pero no de manera masiva, sino en grupos pequeños de acuerdo al espacio del templo, guardando el distanciamiento social requerido. En la segunda fase se restablecerán las reuniones de formación catequética y pastoral, conservando estrictamente las normas y criterios organizativos y sanitarios, y en la tercera se retomará la vida pastoral ordinaria, teniendo en cuenta las medidas que fueren necesarias hasta que se encuentre la solución médica a esta pandemia.

Aforo y desinfección

Al ingreso de los templos se controlará el aforo de personas; todas las instalaciones deberán estar desinfectadas, limpias y ventiladas; y al final de cada celebración se deben desinfectar bancas, sillas y objetos litúrgicos, dispone el protocolo aprobado por la CEP.

Todos los fieles deberán pasar por una alfombra húmeda con agua y lejía al ingreso del templo, para desinfectar su calzado de manera obligatoria.

Este protocolo es un subsidio para los obispos y será aplicado teniendo en cuenta que cada obispo tiene, en su jurisdicción, la autoridad competente y plena para determinar el inicio de su aplicación y para normar al detalle este documento, si lo ve oportuno, precisa la institución.