Pronunciamiento del Instituto Bartolomé de Las Casas